Toxina Botulínica: una Aliada en la Medicina Cosmética

Toxina Botulínica: una Aliada en la Medicina Cosmética
5 (100%) 3 votes

La toxina botulínica es un tratamiento estético que se conoce desde los años 70, sin embargo, es a partir de la década de 1990 donde se conocieron sus beneficios.

Desde ese momento se le considera una excelente alternativa en la medicina estética para el tratamiento de las líneas de expresión y rejuvenecimiento facial.

En la mayoría de los casos, es utilizado por los profesionales de la cirugía plástica y estética, se caracteriza por ser una técnica netamente innovadora, empleada con la finalidad de mantener la eterna juventud.

eBook

¿Qué es la toxina botulínica?

La toxina botulínica es una proteína molecular con alta sensibilidad purificada en el laboratorio, con ella es posible paralizar temporalmente la conexión entre el nervio y el músculo.

¿De dónde proviene la toxina botulínica?

Es una molécula producida de forma natural por una bacteria conocida como Clostridiun Botuliniun, la cual se encarga de formar esporas cuando se encuentra en un ambiente adecuado.

Tiene la capacidad de generar 7 tipos de toxinas A, B, C, D, E, F, G, es una sustancia neurotóxica.

Usos clínicos de la toxina Botulínica

Esta toxina tiene diferentes usos tanto a nivel medico como estético, en ambas ha tenido excelentes resultados en cada una de las terapéuticas aplicadas. Son muchos los usos donde la aplicación de la toxina ha contribuido a restituir la salud a nivel médico y estético.

Empleo de la toxina botulínica a nivel médico

A partir de 1970, se dan a conocer los usos de la toxina botulínica a nivel médico, en este período, el oftalmólogo proveniente de la Smith-Kettlewell Eye Research Foundation, ubicada en San Francisco, Alan Scott recurrió al uso de esta toxina para curar el estrabismo, la cual es una alteración ocular.

Asimismo, este doctor creó una compañía que le permitiría desarrollar estudios de investigación en humanos.

En 1988, la empresa Allergan Inc, obtiene los derechos para comercializar la toxina botulínica de tipo A.

Un año después se obtiene el permiso de la FDA para comercializar la toxina botulínica en el tratamiento del estrabismo y del blefaroespasmo (consiste en un movimiento que afecta a los parpados), el cual está ligado a la distonia.

Luego de este paso, la empresa Allergan adquiere la compañía del doctor Alan Scott. Bajo la asesoría de la FDA, cambia el nombre de la toxina botulínica al de BOTOX, el cual comienza a utilizarse en el tratamiento de diferentes enfermedades.

Toxina botulínica

Entre las aplicaciones médicas de la toxina encontramos:

  • Blefaroespasmo.
  • Contracturas cervicales.
  • Cefaleas y migrañas
  • Hemiparalisis.
  • Estrabismo.
  • Fisura anal.
  • Vaginismo.
  • Fisura anal.
  • Parálisis cerebral infantil.
  • Espasticidad focal de miembro superior secundaria a un Ictus.
  • Incluso a nivel odontológico específicamente en el tratamiento del Bruxismo (rechinamiento de los dientes) y en los casos de algunos tics.

Sus descubrimientos a nivel médico sólo están empezando. Otros de sus usos han sido para el alivio del dolor en personas que padecen de migraña crónica.

Esta técnica fue aprobada por la FDA y consiste en la aplicación de inyecciones intramusculares de toxina botulínica en diferentes puntos del cuello y la cabeza.

El uso de esta toxina a nivel médico ha sido de gran ayuda a la humanidad.

Uso de la toxina botulínica a nivel estético

Desde el año 2002 es aprobado por la FDA el uso cosmético del BOTOX,   el nombre comercial era Botox Cosmetic.

El descubrimiento del uso de la toxina botulínica a nivel estético fue en 1987 de la mano de la doctora Jean Carruthers.

Toxina botulínica

Su descubrimiento como uso estético fue accidental. Se encontraba tratando a un paciente con espasmo en los parpados con toxina botulínica tipo A y de esta manera se percató de que además de curar la contracción del parpado, al mismo tiempo desaparecían las arrugas que se encontraban en el entrecejo y las patas de gallo se eliminaban.

Esta doctora junto a su esposo (cirujano plástico) realizaron un estudio de investigación que duró aproximadamente 3 años, el cual fue presentado en la Academia Americana de Dermatología.

Esta investigación fue la primera referencia en cuanto a seguridad de la aplicación de la toxina botulínica a nivel estético.

Es en el 2004 cuando la marca Botox consigue la autorización para tratar la hiperhidrosis axilar severa primaria y tanto en España como en Francia se aprueba el uso cosmético de la toxina botulínica bajo el nombre comercial de Vislabel.

Los principales usos cosméticos de la toxina botulínica se han puesto en práctica en:

  • Arrugas del entrecejo y de la frente.
  • Cuerdas plastismales.
  • Patas de gallo.

Toxina botulínica

Es importante conocer que en más de 40 países se encuentra aprobado el uso  cosmético del Botox.

En la actualidad su uso sigue causando un excelente impacto, tanto a nivel médico como en la parte cosmética.

Es una de las técnicas más solicitadas por los pacientes que acuden a los centros de estética y a las consultas médicas de cirujanos plásticos.

¿Cómo actúa en el cuerpo la toxina botulínica?

Esta toxina utilizada a nivel estético en el tratamiento de las arrugas actúa bloqueando el neurotransmisor que el nervio envía al músculo para que realice una acción. De esta manera el preparado de toxina botulínica impide que el músculo que produce la arruga se contraiga.

Tiene su acción a nivel de la contracción muscular, ella es capaz de producir un bloqueo funcional en forma temporal sin causar daño a la célula ni a la neurona.

Toxina botulínica

Se comienza a observar el efecto de la toxina a las 24 horas de su aplicación, se debe esperar 7 días para verificar el resultado final del tratamiento.

La funcionabilidad se recobra en forma total en un lapso de 5-6 meses, esto va a depender de cada paciente y de la cantidad de toxina que se haya inyectado. Las sesiones duran 20 minutos aproximadamente.

La aplicación de la toxina botulínica a nivel de la cara consiste en aplicar dosis muy pequeñas de la misma a través de micro inyecciones, su aplicación es indolora.

En la medida que aumente la frecuencia de la aplicación, provocará la debilidad de los músculos debido a una atrofia que hará de la eliminación de arrugas un proceso más lejano, con el cual a la larga, el paciente presentará menos pliegues de los que tuvo al inicio del tratamiento.

Antes y después de la aplicación de la toxina

Antes de la aplicación se deben tomar las siguientes consideraciones:

1.- Acudir al médico especialista en medicina estética con alto conocimiento en la aplicación de Botox. De esta manera tendrás la certeza de que el tratamiento será realizado por un profesional certificado.

2.- Solicitar muestras de los pacientes a quien le ha aplicado el tratamiento con anterioridad.

3.- Verificar cuál es el producto que te va a colocar.

4.- Solicitarle al médico la mayor información acerca del procedimiento que te va a realizar, es importante que te sientas segura tanto del profesional como de la técnica a aplicar.

5.- No debes consumir aspirina o medicamentos antiinflamatorios 3 días antes de realizar el procedimiento con esto evitarás la aparición de hematomas.

Después de la aplicación del Botox

Toxina botulínica

Luego de la aplicación del tratamiento, también debes cumplir con una serie de indicaciones señaladas previamente por el especialista:

1.- Durante las 4 horas posteriores a la realización de la técnica no debes acostarte, masajearte, realizar actividades físicas, ni colocarte prendas apretadas en la cabeza.

2.- Todo lo que haga presión o produzca alteración en la colocación de la toxina puede lograr que se esparza, pudiendo producir la caída de las cejas y los párpados.

3.- Utilizar protección solar después de la aplicación.

4.- Evitar el consumo de té, café, alcohol o comidas picantes, debido a que son vasodilatadoras y pueden producir enrojecimiento de la piel.

Dosis a aplicar durante las sesiones con la toxina botulínica

Toxina botulínica

La dosis en una sesión para el tratamiento de arrugas es de 50-100 unidades, es 50 veces más baja a lo que pudiera ser una dosis letal para un humano.

Su efecto es temporal y tiene una duración de 4 a 6 meses, esto va depender de cada paciente.

Contraindicaciones con la toxina botulínica

La aplicación de la toxina botulínica está contraindicada en:

1.- Las embarazadas y durante el periodo de lactancia.

2.- En aquellos casos donde se presente un proceso inflamatorio en el área a aplicarse la inyección.

3.- No se debe aplicar en pacientes que estén bajo la prescripción de tratamiento con anticoagulante o antibióticoterapia con aminoglicosidos.

4.- En aquellos casos donde se tenga la certeza de algún padecimiento neuromuscular.

Toxina botulínica

5.- Está contraindicada en la actividad física enérgica durante 1 o 2 días posterior a la aplicación del tratamiento.

6.- No se debe agachar, dormir o acostarse durante 2 horas después de la aplicación de la toxina.

7.- Su colocación no debe llevarse a cabo en pacientes que hayan presentado una parálisis facial.

Conclusión

El descubrimiento de la toxina botulínica tanto en el uso médico como estético ha sido de gran ayuda a la humanidad.

Ha permitido encontrar la cura de varias patologías donde se pensaba que los pacientes tendrían que aprender a vivir con ellas sin obtener alguna mejoría durante toda su vida.

Hoy en día los resultados obtenidos son evidentes, sobretodo en el ámbito estético, ya que ha contribuido al rejuvenecimiento facial de todo aquel que lo necesite, mejorando así su aspecto físico y su autoestima.

Si requieres de este tratamiento no dudes en acudir con tu médico, él te realizará una previa evaluación para luego recomendarte los tratamientos más indicados para ti de acuerdo a tu aspecto y los síntomas que presentes.

 

No dejes de leer:

Mesoglow: una Técnica Efectiva para Revertir el Paso del Tiempo en la Piel

Fosfatidilcolina: Un Lípido Esencial para Tratar la Grasa Localizada

Vitiligo: Abordaje Terapéutico y Tratamientos de Vanguardia

Beneficios del Rejuvenecimiento Facial con IPL

Guía para la Bioestimulación con PRP: Consejos, Procesos y Equipo

 

Médico Cirujano, egresada de la Universidad del Zulia, Venezuela. Especialista en terapias complementarias, Medicina Ocupacional y Gerencia de Salud.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *