Electroestimulación: Lo que un Profesional Debe Saber

En estética corporal se usa la electroestimulación como un tratamiento adelgazante, aunque si esta técnica no se acompaña de ejercicio físico, los resultados pueden ser discutibles.

Es una forma de hacer lo que se conoce como “ejercicio pasivo” y permite aumentar el tono muscular y mejorar la flacidez de los músculos aumentando su volumen, fuerza y resistencia.

El uso continuo y periódico de la electroestimulación junto con el ejercicio físico, obliga al cuerpo a generar más masa muscular. La síntesis de proteínas necesaria para generar esa masa muscular implica un gasto de energía, así que sobre la zona que trabajamos conseguimos sustituir masa grasa por fibra muscular.

Electroestimulación. ¿Qué es?

Se trata del uso de aparatos que, mediante impulsos eléctricos, provocan contracciones musculares y, como consecuencia, un efecto similar al que se obtendría ejercitando los músculos.

Se mencionan dos tipos de electroestimulación: corporal y facial, actuando simultáneamente sobre el tejido celular subcutáneo y del tejido muscular.

A nivel del músculo provoca una contracción específica controlada con efecto reafirmante y tonificante, también un efecto adelgazante, ya que produce un importante aumento del metabolismo acelerando el metabolismo de los lípidos y favoreciendo la movilización de los depósitos grasos del organismo.

A nivel del tejido celular subcutáneo, actúa favoreciendo la movilización y reabsorción de los líquidos, activando la circulación linfática y venosa, provocando un drenaje, de allí el efecto diurético posterior a su aplicación.

¿Para qué sirve la electroestimulación? ¿Qué patologías trata?

Es considerado unos de los procedimientos más usados, por estimular la piel y aumentar la producción de colágeno y elastina, acelerando la regeneración celular y tonificando la piel flácida.

Los centros estéticos lo están utilizando para otro tipo de demandas saludables y resolver patologías musculares, como son, por ejemplo:

La prevención de la atrofia muscular, la potenciación, las contracturas, el aumento de la fuerza muscular para la estabilidad articular, la profilaxis de la trombosis, y la estimulación de los músculos paralizados, entre otros, y también para el tratamiento del dolor muscular.

La electroestimulación hace trabajar muchas más fibras de un mismo músculo que el ejercicio normal, pero no actúa sobre tendones y articulaciones, por lo que es necesario conjugar ambos recursos.

Se utiliza también como complemento para:

Obesidad y sobrepeso.

Celulitis localizada y difusa.

 Problemas circulatorios, edemas.

 Flacidez.

 Mantenimiento físico.

¿Cómo funciona u opera la electroestimulación?

Es una técnica que utiliza una corriente eléctrica adecuada para causar una contracción muscular de manera similar a los impulsos que envía el sistema nervioso central para controlar las acciones de los músculos.

¿Qué efectos tiene la electroestimulación?

La electroestimulación actúa sobre el tejido muscular, mejorando la fuerza muscular, la capacidad funcional y la composición muscular, por lo tanto, tiene efectos reafirmante y tonificante.

Actúa sobre el tejido celular subcutáneo, provocando movilización de grasa y reabsorción de líquidos, activando la circulación linfática y venosa, provocando drenaje por la vía urinaria, por lo que tiene un efecto diurético.

También estimula la piel y estimula la producción de elastina y colágeno, favoreciendo la regeneración celular y tonificando la piel flácida.

Usos o ámbitos donde se utiliza esta técnica

La electroestimulación es una técnica muy utilizada en el ámbito del fitness y la estética.

Se trata del uso de aparatos que, mediante impulsos eléctricos, provocan contracciones musculares y, como consecuencia, un efecto similar al que se obtendría ejercitando los músculos.

En estética se usa la electroestimulación como tratamiento adelgazante, aunque si la aplicación de esta técnica no se acompaña de ejercicio físico, los resultados pueden ser discutibles.

Electroestimulación deportiva

Se conoce como el tipo de electroestimulación integral utilizada en el deporte, a la hora de entrenar, lo cual nos aporta innumerables ventajas para la calidad del entrenamiento y su excelencia.

También nos permite trabajar musculatura profunda, postural y al estar también excitada, el trabajo muscular que se provoca en un entrenamiento de electroestimulación deportiva es mucho mayor que en un entrenamiento convencional y de mucha más calidad.

El entrenamiento con electroestimulación deportiva genera buenos resultados frente a casos de escoliosis leve o moderada. Los efectos posteriores certifican que la electroestimulación deportiva logra detener o ralentizar el proceso de curvatura anormal de la columna estimulando la musculatura de la espalda.

Uso de la electroestimulación en estética

La Electroestimulación es uno de los tratamientos estéticos no invasivos más usados a la hora de tonificar y dar firmeza a los tejidos en pocas sesiones y sin esfuerzos ni efectos secundarios. Además, este tratamiento favorece al sistema circulatorio al permitir un mejor retorno venoso y linfático.

El uso más conocido es el de acabar con la celulitis, lo cual se logra al eliminar los depósitos de grasa, la retención de líquidos y las áreas de flacidez.

Es solicitado su uso como reafirmante y tonificante de la piel, en el caso de flacidez corporal, sobre todo en brazos y abdomen.

Uno de los usos menos conocidos, pero no menos importante, es que mejora la circulación sanguínea y linfática, mejorando el edema en piernas, pies y tobillos, la aparición de arañas vasculares.

Zonas del cuerpo donde puede aplicarse

Las zonas del cuerpo donde se pueden colocar los electrodos para provocar la electroestimulación son los siguientes:

Brazos y hombros.

Trapecios y dorsales.

Pectorales.

Abdominales.

Muslos.

Piernas y pantorrillas.

Glúteos.

Electroestimulación abdominal

Tonificar el abdomen es uno de los principales objetivos de muchas personas y es que, un abdomen fuerte no sólo es signo de salud, sino que constituye un símbolo de estética.

De nada sirve la electroestimulación si no ejercitamos el abdomen de manera activa, pues sólo se trata de un complemento que puede tonificar la zona media pero no incrementa la funcionalidad, pues no influye en el sistema nervioso y de nada servirá un músculo fuerte si no sabemos cómo usarlo correctamente.

Con la electroestimulación abdominal también conseguimos generar un estímulo útil y seguro para el día a día (siempre y cuando se integre en una progresión adecuada) en cuanto a la musculatura abdominal. Uno de los parámetros que se ha observado que mejoran con la electroestimulación específicamente abdominal, es la contracción isométrica voluntaria máxima.

Electroestimulación en glúteos

La electroestimulación ayuda a mejorar el estado del cuerpo, a aumentar la fuerza y la tensión muscular. Pero también es cierto que siempre es mejor hacerlo en combinación con ejercicios voluntarios.

El resultado será un endurecimiento de la zona, ganará volumen en los glúteos y reducirá tanto la flacidez como la celulitis. La celulitis reduce la rugosidad de los nódulos de grasa, aunque la electroestimulación en esta área es bastante útil o complementaria.

La eficacia del tratamiento se logra mediante la realización de ejercicios aeróbicos diarios. Esto reducirá la grasa corporal porque también es importante eliminar la grasa alrededor de las nalgas para que los impulsos eléctricos emitidos por los electrodos lleguen a los músculos y sean más eficaces.

Electroestimulación Facial

Actualmente no se utiliza la electroestimulación a nivel facial, su uso se sustituyó por el de radiofrecuencia, se dejó solo para uso corporal.

¿Qué resultados se pueden obtener con la electroestimulación?

Los resultados y beneficios que se pueden obtener con la electroestimulación están relacionados con el aumento en la producción de colágeno y elastina, del aumento de la vascularización por lo que llega mas sangre y por consecuencia más oxígeno y nutrientes y el aumento del tono muscular proporcionando más firmeza a los tejidos.

Otro punto a favor es la eliminación de toxinas, por el efecto diurético, al drenar los líquidos retenidos.

¿Cómo son y cuántas sesiones se necesitan para ver resultados?

Se recomienda realizar de dos a cuatro sesiones por semana, de una duración de 25 a 40 minutos cada una y no deben ser más de 12 a 16 visitas por tratamiento.

La electroestimulación bien aplicada consigue resultados inmediatos, tanto en programas como en intensidad, por lo que debe ser aplicada por personas expertas y bien calificadas.

En resumen, el tiempo que se necesita para ver resultados deportivos con la electroestimulación varía de 2 a 3 semanas, mientras que, en el tratamiento del dolor, los resultados son casi inmediatos. 

Contraindicaciones y posibles efectos secundarios de la electroestimulación

No todo el mundo puede someterse a esta terapia, por lo que es de suma importancia informar al terapeuta de cualquier patología de base.

Está contraindicado en pacientes con marcapasos, desfibriladores o patologías cardíacas.

Personas con epilepsia, tromboflebitis, flebitis activa o no controlada, fiebre o presencia de enfermedades graves, traumas o estrés muscular

Asimismo, las mujeres embarazadas deben renunciar a esta terapia, así como habrá que prescindir de colocar los electrodos en zonas próximas a heridas recientes sin cicatrización, o en úlceras por presión.

Aparatología estética de electroestimulación disponible en el mercado

 El Fisiotrón

Es un chaleco que se ajusta a todo el cuerpo. Accedemos al tronco con la estructura central del chaleco. Las caderas y los glúteos se someten a la electroestimulación a través de un cinturón. Mientras que las piernas y brazos están conectados por correas.

De esta forma, somos capaces de abarcar todas las zonas musculares y que mediante otros métodos habituales no sería posible de acceder.

Equipos de gimnasia pasiva

La parte principal de este tipo de terapia es el electro estimulador. Este aparato emite corrientes eléctricas seguras, las cuales impactan en las células de los músculos y del sistema nervioso que se regeneran, y así se logra que actúe y se logren resultados. 

Existen dos tipos de gimnasia pasiva:

Gimnasia pasiva GYM 7P 

Gimnasia pasiva GYM 3P

Electrodos de ondas rusas

Los electrodos utilizados en los equipos de ondas rusas se diferencian de otro tipo de electroestimulación porque actúan más profundamente y tienen más fuerza para poder llegar al músculo y abarcar la mayor cantidad de fibras musculares.

Ventajas de contar con este tratamiento en tu estética

La tecnología nos permite llegar a límites que nunca habríamos imaginado, y es que, con ayuda de este aparato, se pueden reducir centímetros, aliviar lesiones, potenciar entrenamientos y muchas otras cosas, sin apenas realizar ningún movimiento.

Esto nos lleva a la conclusión, de que debemos hacer parte de estos equipos en nuestra estética y tener ventajas competitivas, así como de contar con el mejor personal, el cual debe recibir entrenamiento y actualizaciones, para garantizar los mejores resultados a nuestros clientes.

Dejá un comentario