Peeling con Polihidroxiácidos: Usos y Cuidados para Pieles Sensibles

Los peeling profundos los realizamos cuando llega la temporada de frío, ya que en este caso usamos químicos fuertes que nos ayudan a hacer una exfoliación profunda. Esto ayuda a mejorar la tonalidad de la piel, textura y varias condiciones dermatológicas que algunos tipos de piel generan. 

Este tipo de tratamiento lo puede realizar cualquiera, desde la piel más gruesa hasta la más sensible, ya que para cada una hay un ácido específico y un tiempo determinado según la tolerancia de cada una. 

La reparación con una nueva epidermis y un nuevo tejido conectivo dérmico consigue como resultado final un aspecto rejuvenecido de la piel. 

Además, el tratamiento se puede realizar a diferentes profundidades en función de los resultados deseados, lo que se consigue usando un ácido diferente para cada caso.

Los peeling químicos profundos tienen mejores resultados aunque conllevan un tiempo de recuperación más largo y exigen una tolerancia determinada para la piel a tratar. 

Peeling con Polihidroxiácidos: ¿Que es? 

Es un tratamiento aconsejable para pacientes que deseen combatir cicatrices, marcas de la edad, hiperpigmentación o secuelas de piel seca. También actúa eliminando células muertas de la epidermis así como capas medias de la piel, como lo es en el caso del acné. 

Este tipo de Peeling pertenece a la categoría de los exfoliantes químicos que actúan rompiendo los enlaces entre las células epidérmicas.

El peeling con Polihidroxiácidos es un tratamiento dermocosmético que ayuda a estimular la renovación de la piel, ya que la sustancia ácida penetra en las capas superficiales de la piel, rompiendo así los enlaces que mantienen unidas las células de la epidermis.

Al estimular con exfoliantes las capas cutáneas más superficiales, el peeling con Polihidroxiácidos determina un aumento de la velocidad de la renovación celular. Esto estimula la producción de colágeno y elastina, y facilita la absorción de otros principios activos aplicados después del tratamiento.

¿Qué son los Polihidroxiácidos?

Son ácidos solubles llamados renovadores de la piel. A este grupo pertenecen los ácidos glicolicos, ácido málico, ácido tartárico, ácido cítrico, ácido láctico y ácido mandélico. 

El peeling con Polihidroxiácidos está basado en ácido lactobiónico y gluconolactona, cuya estructura química genera excelente tolerancia y eficacia en la remoción de capas superficiales de la piel sin causar daño alguno. Esto lo convierte en una opción ideal para pieles que no toleran otros ácidos.

Tampoco es fotosensible, por lo que permite ser utilizado durante todo el año. Además, reduce las señales de envejecimiento y recupera la piel dañada por los efectos de la degradación de colágeno y de los radicales libres, inducidos por la radiación UV. 

También refuerza la barrera de la piel, ejerciendo un efecto hidratante natural y mejorando su luminosidad. Se puede utilizar en zonas sensibles como contornos de ojos para mejorar el tono y la textura de la piel. 

Tipos de exfoliantes químicos

Existen tres principales tipos de exfoliantes químicos. Todos son ácidos, pero algunos son más delicados y menos penetrantes que otros. 

Alfa Hidroxiácidos

Incluyen ácido cítrico, ácido málico, ácido láctico y ácido glicólico. Suelen provenir de las frutas, pero también se pueden producir sintéticamente. Normalmente se usan para mejorar la luminosidad y el tono de la piel, y para tratar manchas hiperpigmentadas.

Beta Hidroxiácidos

Incluyen ácidos como el ácido salicílico, son solubles en aceite. Por este motivo, pueden penetrar más fácilmente en la piel y limpiar poros obstruidos. Son ideales para pieles grasas o con acné. 

Polihidroxiácidos

Funcionan de forma similar a los alfa Hidroxiácidos. La diferencia es que las moléculas de los PHA son más grandes, por tanto, no pueden penetrar tan profundamente. Por este motivo, se considera menos irritante e ideal para pieles sensibles, incluyendo condiciones dermatológicas como la rosácea y la dermatitis atópica. 

Peeling con Polihidroxiácidos: Usos en cosmética 

Sabiendo las propiedades exfoliantes y rehidratantes, los Polihidroxiácidos han adquirido una discreta relevancia en el mundo de los cosméticos antiedad. 

De hecho, es posible identificar los Polihidroxiácidos en concentraciones comprendidas entre el 2% y el 15% en productos despigmentantes o destinados a la medicina antiedad. 

En algunos productos, los Polihidroxiácidos se podrían combinar con los alfa Hidroxiácidos para mantener la actividad exfoliante, o con moléculas antioxidantes como la vitamina C y E para garantizar la actividad protectora y efecto antiedad. 

Gracias a la acción exfoliante, los Polihidroxiácidos ayudan a:

  • Mejorar el aspecto de las líneas de expresión superficiales y de las arrugas. 
  • Aumentar la luminosidad de la piel 
  • Favorecer la decoloración de las manchas oscuras.
  • Suavizar las cicatrices, haciéndolas menos evidentes.
  • Promover la estimulación de colágeno, ácido hialurónico y flujo sanguínea.
  • Aumentar la absorción de otros activos presentes en el producto cosmético. 

Los productos que contienen Polihidroxiácidos también se utilizan como:

  • Antiedad
  • Antiarrugas
  • Antioxidantes
  • Exfoliantes
  • Despigmentantes
  • Rehidratantes y redensificantes

Peeling con Polihidroxiácidos: Cuidados y precauciones

 

Aunque los Polihidroxiácidos son considerablemente más seguros y menos invasivos que los alfa Hidroxiácidos, en cualquier caso, se recomienda prestar mucha atención en pacientes con patologías autoinmunes, con piel muy envejecida o dañada, o con predisposición a desarrollar patologías infecciosas. 

Se sigue contraindicando su uso en pacientes en terapia con retinoides con OS o radiofarmacos, y en caso de tendencia a desarrollar cicatrices hipertróficas y queloides. 

Después de su uso, se aconseja no exponerse a los rayos ultravioletas si no es con una protección solar alta, ya que con los rayos solares aumenta la sensibilidad cutánea. 

Conclusión 

En el amplio panorama de la cosmetología médica, los Polihidroxiácidos se incluyen como posible alternativa a los alfa Hidroxiácidos.

Aunque se trata de moléculas químicamente distintas, ambos comparten algunas características biológicas que los diferencian considerablemente de los alfa Hidroxiácidos. De hecho, su estructura aporta a estas moléculas: 

  • Propiedades exfoliantes más delicadas y menos invasivas.
  • Importantes propiedades rehidratantes.
  • Reducidas propiedades antioxidantes, que funcionan con fines antiedad.
  • Una acción cicatrizante reducida.

En  este sentido, la presencia de Polihidroxiácidos se está volviendo cada vez más importante en la formulación de diferentes cosméticos con acción exfoliante, pero sobre todo, con actividad antiedad.

Dicho todo esto, podemos destacar que el peeling químico es un tratamiento de rejuvenecimiento de la piel, en el que se le aplica un ácido químico con el fin de eliminar las capas superiores dañadas.

Al terminar el tratamiento, las capas de piel que aparecen son nuevas y por tanto, más suaves, sanas, jóvenes, luminosas y sin daño alguno. 

Dejá un comentario