Ultrasonido Estético: Información Completa y de Interés sobre el Método

Las ondas de ultrasonido terapéutico tienen un amplio abanico de aplicación. No obstante, al que mayor demanda se le encuentra se ubica en el campo estético.

La finalidad del ultrasonido es la de obtener mejoras a nivel tanto estético como así también a niveles más profundos.

La utilidad  de este tratamiento tendrá unos u otros resultados, dependiendo de la profundidad de aplicación y de la frecuencia de la onda utilizada para alcanzarlos.

Ultrasonido Estético: ¿Qué es y Para Qué Sirve?

El ultrasonido estético es un método no invasivo e indoloro que rompe las células grasas mediante ondas sonoras de alta frecuencia. Asimismo, rompe el adipocito y promueve la liberación y eliminación de su contenido.

En medicina estética los ultrasonidos sirven para combatir la celulitis más dura y la grasa localizada, las estrías, cicatrices, el acné y las varices. Además mejora el drenaje linfático, ayudando a eliminar líquidos, así como la circulación sanguínea.

Su aplicación se centra en la zona de flancos, piernas, abdomen, glúteos y también en el rostro (papada, cuello). 

Se  trata de vibraciones u ondas mecánicas cuya frecuencia es superior a 20000 Hz, la cual no es audible por el oído humano. Con estas vibraciones mecánicas se consigue la compresión y dilatación de forma continua y a una frecuencia y ritmo constante.

Ultrasonido Estético: ¿Cómo Funciona y a Qué Nivel Opera?

Estos equipos son de última generación y totalmente programables y poseen un selector digital de energía ultrasónica.

Cabe señalar que los ultrasonidos más usados para tratamientos estéticos dependen de la frecuencia de aplicación. Los estándares de las frecuencias son de 1 y 3 megahertz (es decir, es una onda que en un segundo oscila entre 1 y 3 millones de veces).

No todos los equipos de ultrasonido estético son iguales. El equipo que necesitaremos para producir la destrucción de los adipocitos y así obtener excelentes resultados deberá tener una frecuencia de emisión ultrasónica de 3 MHz

Respecto a la potencia, además, es indispensable comprender que a mayor potencia se consiguen mejores resultados.

La propagación de las ondas ultrasónicas en los tejidos opera produciendo un movimiento rítmico de las partículas, que da lugar a compresiones y descompresiones alternantes, de varias atmósferas y muy próximas entre sí.

El ultrasonido digital de 1 MHz  produce, en tejido blando, gradientes de presión de 3.4 bar; mientras que con el ultrasonido de 3 MHz., por su menor longitud de onda, se alcanzan gradientes de 30 bar, por eso los efectos mecánicos con el ultrasonido de 3 MHz, es más acentuado. 

Además, produce cambios a lado y lado de la membrana celular que conlleva al favorecimiento del intercambio nutricional celular entre otros muchos beneficios.

Un punto importante a señalar es que la profundidad de penetración de la onda en el tejido de la piel hacia el organismo determinará el tipo de ultrasonido a utilizar. 

Una frecuencia de 1 MHz penetra aproximadamente 5 cms dentro del tejido blando y es usado cuando se quiere tratar lesiones profundas en el caso de fisioterapias, y en estética para tratamientos de celulitis, generalmente con mesoterapia.

El ultrasonido de 3 MHz concentra su energía hasta 2 cms de la superficie del tejido blando, debe ser usado para el tratamiento de lesiones más superficiales; por ejemplo, manos y pies en fisioterapia, en estética para tratamientos faciales a nivel superficial, y en corporal también a nivel superficial. Siempre teniendo la precaución del efecto térmico.

Usos y Logros Más Comunes del Ultrasonido Estético

Los ultrasonidos se transforman en calor, lo que causa la dilatación de los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas y un incremento del riego sanguíneo de la zona a la que se aplican. Esto hace que las sustancias que se utilizan en el tratamiento de la celulitis y las arrugas penetren mejor y por tanto sean más eficaces.

En los tratamientos dermatológicos los ultrasonidos se utilizan para el acné, la piel grasa y para mejorar su tonicidad e hidratación, así como oxigenarla. Al mejorar el riego sanguíneo también permiten tratar problemas como las varices.

Los ultrasonidos también activan el drenaje linfático y la permeabilidad de la piel, por lo que pueden ser utilizados para un proceso que se denomina sonoforesis, el cual permite potenciar la acción de medicamentos que se aplican por vía tópica.

La eficacia de este proceso dependerá del grado de hidratación de la piel, la edad del paciente y la presencia de ácidos grasos, por lo que esta técnica será menos efectiva cuanto mayor sea la edad del paciente.

En medicina estética se usa para tratar celulitis, varices, edemas, cicatrices, estrías y trastornos circulatorios localizados.

Patologías que Pueden Tratarse con Ultrasonido Estético

Esta  terapia con aparatos de ultrasonido, viene hace muchos años siendo utilizada, logrando un lugar preferencial en la comunidad médica y en el campo de la estética, usándolo como un procedimiento no invasivo para tratar distintas afecciones.

En algunos casos se usa para tratar áreas inflamadas del cuerpo, resultantes de una patología muscular o un accidente deportivo, así como también se aplica para administrar medicamentos a través de la piel (sonoforesis).

Entre las enfermedades y lesiones que pueden tratarse con ultrasonido están:

Osteoartritis

Bursitis

Dolor miofascial

Desgarros

Tendinitis

Hombro congelado

Dolor producido por tejido cicatricial

Esguinces y distensiones musculares

Síndrome del túnel carpiano.

Tratamiento de Celulitis con Ultrasonido

Uno de los procedimientos que se utilizan en el tratamiento de la celulitis y adiposidades localizadas es el ultrasonido, se utiliza un equipo especializado que emite ondas de sonido de alta frecuencia que vibran entre los tejidos y son capaces de alcanzar áreas profundas dentro de las zonas afectadas por la celulitis.

Con esto se produce un calor que dilata los vasos sanguíneos y por tanto, aumenta la irrigación de sangre hacia las zonas con celulitis. Esta acción provoca el drenaje de las toxinas y grasas acumuladas en las partes del cuerpo tratadas.

Drenaje Linfático con Ultrasonido

Cuando un paciente se somete a cualquier tipo de cirugía se produce una inflamación secundaria al trabajo quirúrgico que se realiza en la zona. El drenaje linfático es la principal técnica para acelerar la reabsorción del edema.

La finalidad es la de liberar los tejidos de la inflamación. Se lo considera imprescindible tras la intervención para evitar complicaciones como la formación de placas duras bajo la piel (fibroesclerosis subcutánea).

El drenaje linfático puede hacerse manual (dlm) y con ultrasonido.

El  drenaje linfático manual puede utilizarse, incluso, previo a la intervención con la finalidad de disminuir la ansiedad pre-operatoria, activar el sistema linfático para que trabaje más rápidamente tras la operación y para facilitar la labor del cirujano que se encontrará con un tejido en mejores condiciones con menos presencia de retención de líquidos en la zona.

En el post operatorio inmediato se continúa con el drenaje linfático manual, para luego pasar al ultrasonido.

El drenaje linfático con ultrasonido comienza a partir de los 10-15 días con objeto de ayudar en la reabsorción del edema y equimosis y eliminar zonas fibrosas. Se recomienda no aplicarlos antes de los 10 días ya que por su efecto fibrolítico, en teoría, podrían impedir la correcta retracción de la piel al destruir los enlaces del colágeno recién formados.

Uso del Ultrasonido para Disminuir la grasa Corporal

La reducción de grasa localizada, Su mecanismo de acción está basado en tres principios:

Acción térmica: la energía sonora se convierte en calor en el interior de los tejidos, mejorando la microcirculación y favoreciendo el drenaje de los líquidos, aumentando la actividad metabólica y acelerando la regeneración celular.

Acción mecánica: las ondas sonoras provocan oscilaciones que alternan la compresión y descompresión. De esta forma se produce el llamado “efecto micromasajes” provocando la desintoxicación y drenaje linfático, en el interior de las células de los estratos de la piel.

Sonoroforesis (o fonoforesis): los ultrasonidos son capaces de transmitir bajo la piel varios principios activos. El masaje es el que más favorece la limpieza de los espacios intersticiales entre las células, mejorando la permeabilidad y optimizando la permeabilidad de la estructura de los tejidos. 

El tratamiento que emplea ultrasonidos para acabar con la grasa localizada y la celulitis es un método seguro y mínimamente invasivo, que no conlleva ni los  riesgos ni los cuidados que la cirugía de remodelación corporal exige. Además, favorece el estiramiento y la tonificación de la piel y ayuda a perder volumen.

Tratamiento de Várices y Cicatrices

Para el tratamiento de las várices, esta tecnología incorpora una unidad de visualización y tratamiento que, por una parte es un ecógrafo Doppler, que permite visualizar y localizar la vena en tiempo real. Por otro lado, cuenta con un emisor de ultrasonidos que, de forma automatizada emite un haz de ultrasonidos concentrados en un punto. Esto provoca un aumento de temperatura que hace que la vena a tratar se contraiga, se destruya y se cierre.

También se pueden tratar várices más complejas, al estar guiado por ecografía Doppler  y estar robotizado, siendo  capaz de seguir incluso las venas más tortuosas.

Otros Usos del Ultrasonido en el Ämbito de la Estética

El Ultrasonido Estético permite un alisado de la piel a través de la emisión de ondas de ultrasonido, permitiendo así cambiar la consistencia de las células de grasa.

En los tratamientos dermatológicos los ultrasonidos se utilizan para el acné, la piel grasa y para mejorar su tonicidad e hidratación, así como oxigenarla. Al mejorar el riego sanguíneo también permiten tratar problemas como las varices.

En medicina estética se utilizan diferentes aparatos de ultrasonidos para el tratamiento de:

Celulitis.

Varices.

Acumulaciones de grasa localizadas.

Acné.

Edemas.

Cicatrices.

Estrías.

Trastornos circulatorios localizados.

Zonas o Áreas Del Cuerpo Donde Puede Aplicarse

Es un método no invasivo e indoloro que rompe las células grasas mediante ondas sonoras de alta frecuencia, rompen el adipocito y promueven la liberación y eliminación de su contenido.

Se aplican, generalmente, mediante un cabezal de pequeño diámetro que se traslada lentamente de forma circular sobre la zona a tratar.

El efecto se presenta en el tejido óseo, fibras del colágeno y proteínas corporales.

Ultrasonido continuo: Se utiliza como termoterapia profunda y selectiva en estructuras tendinosas y periarticulares.
Ultrasonido Pulsado: La emisión pulsante es la utilizada actualmente por sus efectos positivos sobre la inflamación, el dolor y el edema.
Está indicada en procesos agudos e inflamatorios ya que con parámetros adecuados carece de efectos térmicos.

Este procedimiento puede ser usado a nivel facial ya que puede paliar los signos de envejecimiento actuando en las capas más profundas de la piel.

Por lo tanto, aquellas personas que busquen la prevención o la corrección de la caída de los tejidos en el rostro y en el cuello o que deseen mejorar la piel del escote pueden optar por este procedimiento.

Es un procedimiento ideal para los pacientes con flacidez moderada. Sus principales aplicaciones son:

Tensar la línea mandibular y el cuello

Elevación de cejas

Eliminación de las arrugas del escote.

Mejorar las bolsas de los párpados.

Y también, es usado a nivel corporal, para el tratamiento de várices, edemas, cicatrices, celulitis, grasa localizada, entre otros.

Beneficios del Tratamiento  con Ultrasonido

Los ultrasonidos son ondas mecánicas, como los sonidos. Se llaman ultrasonidos precisamente porque tienen frecuencias más altas que las del sonido y, precisamente, más de 20,000 Hertz.

El uso del ultrasonido en el cuerpo es posible gracias al ultrasonido que penetra en el sistema biológico y libera la onda.

La terapia de ultrasonido es una forma común de tratamiento de fisioterapia que utiliza ondas sonoras con una frecuencia más alta que nuestro umbral de audición.

Se considera una terapia térmica mecánica que, a través de la penetración de las ondas sonoras, es capaz de obtener beneficios particulares.

La efectividad de la terapia de ultrasonido se basa en una acción de masaje celular e intercelular de alta frecuencia, lo que provoca vibración, con el consiguiente gasto de energía y producción de calor: de este efecto proviene el efecto curativo.

Dentro de los beneficios obtenidos se mencionan:

Efecto analgésico.

Descontracturante muscular.

Efecto antiinflamatorio o antiflogístico.

Estimulación del metabolismo.

¿Cómo es el Tratamiento y Cuáles son las Indicaciones de uso de la Aparatología?

Los ultrasonidos en medicina estética, se vienen utilizando debido a su efecto mecánico y térmico; además de las posibilidades de combinar con otras técnicas en donde también se utiliza Aparatología, sobre todo para el tratamiento de las adiposidades localizadas.

Se describen 3 efectos importantes sobre los tejidos: 

Efecto térmico, debido al rozamiento, generando calor y por consiguiente vasodilatación y aumento de la circulación; favoreciendo absorción de líquidos retenidos y por tanto tiene efecto antiinflamatorio.

Efecto mecánico, debido al movimiento oscilatorio que producen en las partículas del organismo, comportándose a modo de micro masaje.

Cuando el efecto mecánico se produce a intensidad mayor, puede producir rotura de la membrana celular y cavitación.. 

Efecto bioquímico, esto se produce a intensidades bajas, haciendo que el pH del tejido se modifique, y con ello provoca cambios en la permeabilidad de la membrana celular, favoreciendo el intercambio de líquidos y nutrientes.

El uso de ésta técnica está indicada en determinadas patologías y está en dependencia de la frecuencia de ondas utilizada por el operador:

A baja frecuencia de 1-2 MHz, puede ser utilizado para la liberación de cicatrices y adherencias fibrosadas; en tratamiento preventivo de las contracturas musculares posterior a implante mamario y como analgésico por su efecto sonoforética.

A frecuencia de 2 MHz, se utiliza en tratamiento de cicatrices y adiposidades localizadas, así como también en casos de celulitis o piel de naranja. 

Igualmente estos aparatos están diseñados para su uso en medicina estética, para poder utilizarse a frecuencia de 3MHz, sobre todo en caso de adiposidades, tomando en cuenta el grado de penetración. 

Los ultrasonidos en medicina estética, pueden combinarse con otros procedimientos como: linfodrenaje linfático, mesoterapia, radiofrecuencia y ultracavitación, potenciando en algunos casos sus efectos benéficos. 

Ultrasonido Estético: ¿Qué Aparatología Existe?

La Aparatología de ultrasonido que se utiliza en estética es de 3MHz, y se emplea principalmente para combatir la celulitis, reducir adiposidad localizada y mejorar alteraciones cutáneas.

Posee cabezales con programas preestablecidos en forma continua o pulsátil, tiene una penetración de hasta 2 cm y no genera dolor alguno.

Las emisiones ultrasónicas son aplicadas con el cabezal y se propagan en forma de ondas de compresión y descompresión, que generan fricción de las partículas de la piel y tejido adiposo.

Cuando las ondas penetran en el tejido de la zona a tratar, generan el movimiento de partículas. Posteriormente, ocasiona el drenaje de líquidos y toxinas acumuladas, un aumento de la permeabilidad de las membranas y un micromasaje en los tejidos.

La Aparatología usada para éstos procedimientos se mencionan a continuación:

Ultracavitación

Indicada para reducción del volumen corporal, emplea ultrasonido como base fundamental.

Este tratamiento emite de ondas de choque hacia el tejido adiposo, las que al ingresar a un medio líquido crean burbujas que se movilizan a los tejidos donde implosionan. En consecuencia, genera energía térmica y estimulando el metabolismo celular, lo que conlleva a la ruptura de adipocitos liberando en contenido graso.

HIFU

El HIFU es una técnica que se emplea fundamentalmente para tratamientos faciales, aunque también hay aparatos destinados a su uso corporal.

-Emite energía ultrasónica de alta intensidad con efecto lupa, lo que le permite trabajar a una profundidad determinada sin generar daños a los tejidos superficiales.

  • Causa un aumento de la temperatura (65º – 75ºC), lo que provoca una retracción inmediata de las fibras y re-estructuración de las moléculas de colágeno y elastina.

Drenaje linfático facial con Ultrasonido

El drenaje linfático facial con ultrasonido emplea el ultrasonido en modo pulsado con un cabezal pequeño y gel neutro. Antes de comenzar es importante realizar la apertura de ganglios.

La dirección en la que se desliza el cabezal es en el mismo sentido en que las maniobras manuales, y la sesión dura unos 10 minutos aproximadamente.

Causa una mejora instantánea notable, reduce edemas e inflamaciones a la vez que estimula la microcirculación. La piel de la paciente se ve de mejor aspecto, más clara y sana.

Se emplea como paso previo a tratamientos cosmetológicos ya que aumenta la permeabilidad cutánea, favoreciendo la absorción de los principios activos que se apliquen en el rostro. Es indicado sobre todo para el tratamiento de rosácea y acné.

HIMFU

Es el tratamiento más novedoso, y se ha lanzado como un efectivo reemplazo para la ultracavitación,  siendo más seguro y efectivo, puede reducir entre 1 a 3 centímetros por sesión.

A diferencia del HIFU original, el HIMFU hace uso de ondas de ultrasonido multifocales (de ahí proviene la M) con frecuencia de 2.9 MHz, por lo que es capaz de penetrar hasta 2.5 cm en el tejido adiposo

Causa un efecto termomecánico que destruye las células grasas sin generar alteraciones o daños en la dermis, epidermis u órganos cercanos.

Permite el tratamiento de zonas corporales más extensas y da como resultado una lipólisis más potente.

Ventajas  de Contar con esta Tecnología en tu Estética

En la actualidad, con el avance de la tecnología, es de suma importancia contar con los equipos de primera línea para los tratamientos estéticos de mayor demanda, ya que de esta manera te posicionas como una de las estéticas de alto nivel tecnológico y profesional.

Ofrecer el servicio de ultrasonido estético es brindarle una gran oportunidad a tus clientes. Es una de las premisas más importantes y lo que le da la categoría necesaria para ser la opción dentro de muchas en el mercado.

Así que, no debes dejar de actualizarte en cuanto a los tratamientos y cómo manejarlos, utilizando equipos de primera.

Dejá un comentario