Tratamientos de Ondas Rusas: Una Guía para Profesionales

    

Las ondas rusas fueron creadas en el siglo XX por el médico deportólogo ruso Y. Kotz a finales de la Guerra fría. El descubrió que dichas corrientes eran capaces de generar fuertes contracciones musculares que con el tiempo fomentaban un aumento de la fuerza muscular hasta un 40%.

Su objetivo fue emplear la electroestimulación neuromuscular para complementar el trabajo de fuerza muscular en el entrenamiento del atleta olímpico Borzov, el que luego fue coronado como campeón olímpico de 100 metros en atletismo.

La técnica creada por este médico también fue empleada en la preparación de astronautas rusos. Hoy en día, las ondas rusas se encuentran dentro de la categoría que denominamos gimnasia pasiva o electroestimulación. Son usadas tanto en fisioterapia como en estética.

A diferencia de otras corrientes, las ondas rusas trabajan profundamente sobre el músculo debilitado para fortalecerlo y con menos sensación de dolor. También, reducen el edema típico de la celulitis, mejoran la circulación y producen un profundo drenaje linfático.

ELECTROESTIMULACION PRACTICA PARTE 1

¿Qué Son las Ondas Rusas?

La electroestimulación neuromuscular es una metodología que, mediante el empleo de corrientes eléctricas, busca generar la estimulación del músculo para que se contraiga. Las ondas rusas son una de las tantas corrientes usadas en esta técnica.

Las ondas rusas emplean trenes de frecuencia media (2500 Hz) moduladas mediante señales de baja frecuencia (de 10 a 100 Hz), para provocar estímulos eléctricos análogos y sostenidos en un lapso de tiempo determinado.

Cuando entran en contacto con el tejido, con elemento conductor mediante, provocan una contracción involuntaria dentro del cuerpo muscular, lo que con el avance del tratamiento va mejorando el tono, la forma y fuerza de dicha masa muscular.

Las ondas rusas o corrientes rusas se diferencian de las demás corrientes debido a que:

  • Empiezan de cero.
  • Tiene rampa de subida y rampa de bajada.
  • Mantienen un periodo de inactividad conocido como de relajación entre contracción y contracción.

Comienzan desde cero y van incrementando su intensidad de manera progresiva en la llamada rampa de subida. Esta energía se sostiene por el tiempo de contracción y va reduciéndose lentamente en la rampa de bajada.

La intensidad es determinada por el especialista de acuerdo a las necesidades y características del paciente.

Entre un impulso y otro se produce un periodo de descanso para que el cuerpo muscular se recupere, el cual se denomina de relajación.

Las corrientes rusas tienen la capacidad de conseguir cambios positivos en la función muscular y por ende modelar el contorno del cuerpo. Son frecuentemente utilizadas en fisioterapia como en estética.

Usos de las Ondas Rusas

El tratamiento para celulitis con ondas rusas, además de tonificar y dar firmeza al cuerpo, permite la eliminación de los líquidos linfáticos retenidos en la zona a tratar, oxigenando y eliminando toxinas.

La utilización de ondas rusas en abdomen estimula los músculos de forma localizada, mejorando la circulación sanguínea, modelando el tejido y permitiendo la eliminación de las grasas excedentes.

Estos tratamientos, a base de impulsos eléctricos, constituyen un método seguro de gran efectividad y sobretodo, poco dolorosos.

Efectos de las Ondas Rusas

Efectos de las ondas rusas
foto tomada de Freepik bajo licencia CCO

Las corrientes rusas generan una contracción muscular rítmica que con el avance del tratamiento fomenta la firmeza muscular, eliminando la hipotonía.

A su vez, facilitan el retorno venoso y el drenaje de la linfa, lo que como consecuencia va mermando el edema y mejorando la circulación sanguínea, sobre todo en miembros inferiores.

La zona tratada con ondas rusas ve incrementado su aporte de oxígeno y, gracias a la mejora en la circulación y drenaje, elimina desechos acumulados. Ello favorece la disminución de los pozos típicos de la celulitis.

Como trabaja a una alta frecuencia, no genera ninguna molestia en la superficie de la piel ya que su efecto es en profundidad. No posee componentes galvánicos, lo que hace a las ondas rusas mucho más seguras. Además, no acarrean riesgo de quemaduras.

Son el tratamiento ideal para casos de distrofia o atrofia ya que incrementan el volumen de la masa muscular y modelan el contorno del cuerpo.

Cabe destacar que los nuevos equipos de electroestimulación, además de contener ondas rusas, también disponen de otras corrientes. de modo que el profesional pueda realizar un tratamiento completo según los requerimientos de cada paciente. 

Estas son:

Ondas Cuadradas

Trabajan más profundamente que las rusas por lo que tienen más eficacia sobre las fibras motoras. No causan molestias pero deben usarse combinadas con las rusas para reducir la flacidez, disminuir la celulitis, modelar el contorno, afirmar y fortalecer la musculatura y drenar la linfa.

Tens Simétricas y Asimétricas

Ejercen una estimulación eléctrica transcutánea, trabajan en una frecuencia muy baja y se usan para el control del dolor gracias a que realizan una estimulación selectiva de las fibras motoras.

Ondas Australianas (AUSSIE) Motoras

Este tipo de corrientes generan fortalecimiento e hipertrofia muscular. Se emplean para el tratamiento de la flacidez y, a su vez, drenan de forma efectiva la linfa.

AUSSIE Sensitivas 

Son usadas para los tratamientos del dolor.

Interferenciales Bipolares

Se emplean en caso de remodelación corporal, tanto en zonas grandes como en musculatura más pequeña.

FES, Estimulación Eléctrica Funcional

Son corrientes de muy bajo voltaje que trabajan sobre nervios motores. Se usan en rehabilitación de casos de enfermedades cerebrales o parálisis nerviosas.

Efectos de la Electroestimulación

Efecto Excitomotor: Son efectos que se dan cuando la musculatura tratada es sana, carece de lesiones nerviosas y está inervada adecuadamente.

  • Potencia la musculatura.
  • Fomenta la relajación muscular.
  • Aumenta la elongación.
  • modela el contorno.
  • Tonifica la musculatura.
  • Levanta el tejido caído.
  • Disminuye los cúmulos grasos.
  • Facilita y reduce la acción muscular en músculos lesionados.
  • Propicia variaciones de las inserciones musculares.
  • Evita que se atrofie una musculatura mediante electrogimnasia.
  • Mejora la hipertrofia muscular.
  • Ayuda a reducir la incontinencia urinaria.

Efecto Analgésico: genera una analgesia durante procesos dolorosos de cualquier origen.

  • Nervioso: Trata el dolor de neuralgias, Neuritis, Radiculopatías.
  • Muscular: Mitiga el dolor de mialgias, secuelas musculares postraumáticas.
  • Articular: Reduce los síntomas dolorosos de contusiones, esguinces, periartritis.

Efecto Vasomotor: la electroestimulación es efectiva sobre las alteraciones vasculares gracias a que genera un bombeo muscular. Descongestiona la zona mejorando el retorno venoso. A su vez, colabora potenciando los efectos excitomotores y analgésicos.

El efecto vasomotor también beneficia la contracción muscular, fortalece el sistema circulatorio, el tropismo local y el estado general de la zona tratada.

  • Causa una hiperemia que aumenta el flujo sanguíneo.
  • Mejora el retorno venoso y linfático: edema, úlceras por decúbito, cicatrizaciones retardadas.
  • Hipertermia en personas con sensibilidad al calor muy disminuida.

Aparatología Utilizada para la Aplicación de Ondas Rusas

Como hemos mencionado anteriormente, la aparatología que se comercializa actualmente cuenta con más de un tipo de corriente con el fin de ofrecer un tratamiento completo e integral al paciente.

Disponen de 4 a 8 canales independientes y aislados eléctricamente, son digitales y con programas pre-establecidos para el tratamiento de diferentes afecciones. 

También, pueden ser programados de forma manual para adaptar el proceso a cada caso en particular (modificacion de tiempo, frecuencia, rampas, intensidad, etc.).

Los electrodos son de variado calibre, esto es para ser usados en cualquier región corporal.

Los Electrodos de las Ondas Rusas       

Los electrodos que se emplean en equipos de electroestimulación con ondas rusas son diferentes ya que tienen la capacidad de actuar a mayor profundidad y poseen más fuerza, por lo que llegan a mayor cantidad de fibras musculares.

Se colocan de manera firme sobre los puntos motores musculares y se mantienen en contacto constante con la piel. Vienen de diversos tamaños, de modo que es posible tratar tanto zonas grandes como pequeñas (por ejemplo el rostro).

Requieren de un conductor para poder efectuar su trabajo, el cual puede ser un gel neutro, paño con agua o alcohol en gel.

ELECTROESTIMULACION PRACTICA PARTE 2 (2)

¿Cómo Aplicar Tratamientos de Ondas Rusas?

Es un tratamiento sencillo y cómodo para el paciente. Los electrodos se colocan sobre el vientre y en los puntos motores del músculo (con elemento conductor de por medio: paño húmedo, gel neutro o alcohol en gel) para generar la contracción deseada.

Se sujetan los electrodos con unas bandas elásticas ya que deben permanecer inmóviles todo el tratamiento.

La intensidad del estímulo eléctrico se incrementa de forma paulatina durante la sesión, hasta llegar al máximo soportado por el paciente. Conforme avanza el tratamiento, también se va acrecentando la intensidad, para fomentar la hipertrofia de la musculatura.

La forma de colocación de los electrodos depende del equipo que se esté usando, ya que unos cuentan con electrodos bipolares (+ Y -), y otros con bifásicos.

En cuanto al calibre de los mismos, se selecciona en función de la zona a tratar, los músculos grandes requieren de electrodos de gran tamaño, mientras que los pequeños se tratan con los de menor calibre.

Cómo Colocar Ondas Rusas En Abdomen       

La forma de colocación de los electrodos depende del tipo de equipo que se utilice, hay varias formas de hacerlo, siempre sobre los puntos motores del músculo para conseguir la contracción.

En este vídeo se puede apreciar como es la colocación de electrodos en abdomen de un equipo que trabaja con corriente alterna:

CEC Electroestimulación

Consejos a tener en cuenta:

  • Siempre dejar un espacio entre los electrodos de diferente polaridad para que no se toquen en la sesión.
  • El producto que se emplee como conductor de la corriente (gel, paño húmedo, alcohol en gel, etc.) no debe escasear durante la sesión, esto se garantiza verificando que haya suficiente cantidad debajo del electrodo e, incluso, saliendo unos milímetros por fuera del mismo.
  • Después de culminada la sesión hay que limpiar a conciencia los electrodos con un paño húmedo para preservar su vida útil.

Ondas Rusas y Celulitis   

Como bien mencionamos anteriormente, un valor agregado del empleo de las ondas rusas es su accionar benéfico sobre la circulación sanguínea y drenaje de la linfa.

Gracias a este efecto, el cuerpo es capaz de eliminar toxinas acumuladas en la zona de tratamiento, algo sumamente beneficioso para la eliminación de la celulitis, sobre todo edematosa.

Conforme avanza el tratamiento, el edema de la zona afectada se va reduciendo de forma considerable, lo que favorece el suavizado de los pozos de la celulitis. Paralelamente, aumenta el metabolismo de las grasas, lo que facilita su eliminación.

Cabe destacar que las ondas rusas por sí solas no eliminan la celulitis, son un componente más de un tratamiento integral que se compone de diversas técnicas estéticas.

¿Cuántas Sesiones Se Necesitan para Obtener Resultados?

Se recomienda realizar de dos a cuatro sesiones por semana, de una duración de 25 a 40 minutos cada una y no deben ser más de 12 a 16 visitas por tratamiento. 

De todos modos, este número depende de cada paciente, sus características personales, necesidades, etc.

Finalmente, los músculos necesitan relajarse por cierto tiempo, el cual debe ser determinado por los profesionales para evitar daños en las fibras musculares.

ondas rusas tonificacion muscular
foto tomada de freepik bajo licencia CCO

¿En Cuánto Tiempo se Aprecian los Resultados de las Ondas Rusas?

Los cambios son notorios en poco tiempo y producen:

  • Grandes mejoras en el tropismo muscular.
  • Marcada vasodilatación, mejorando la actividad circulatoria.
  • Aumento en el metabolismo, lo que conduce a un mayor gasto calórico (con la consiguiente quema de calorías).
  • Mejora la tonicidad muscular.

Cabe destacar que la respuesta muscular no es la misma en una persona joven que en una entrada en años. También, influye el tono de la musculatura al comienzo del tratamiento, la actividad física que realice, su forma de alimentarse, su genética, etc.

Conviene recordar que para conseguir el efecto deseado, las ondas rusas deben combinarse con otras terapias apropiadas para cada necesidad.

Ondas Rusas: Antes y después

La aplicación de ondas rusas permite obtener los siguientes resultados:

  • Tonificación sectorizada.
  • Elevación de glúteos.
  • Modelación y tonificación de las zonas tratadas.
  • Detención de los avances de procesos celulíticos.
  • Eliminación de la retención de líquidos.
  • Mejoras en la circulación de la zona a tratar.
  • Eliminación impurezas y toxinas.
  • Supresión de la flacidez muscular.

Cuidados y Recomendaciones

El tratamiento con ondas rusas no requiere de preparación previa ni cuidados adicionales, pero conviene tener en cuenta que al trabajar sobre la musculatura a modo de gimnasia pasiva, pueden experimentarse molestias y agotamiento muscular semejante al producido por el ejercicio físico.

La elongación y relajación muscular post sesión es útil para evitar dichas molestias. Por otra parte, la dieta cumple un rol importantísimo en el éxito del tratamiento. 

Siempre que se busque mejorar el tono y el volumen de la musculatura, se debe llevar una dieta adecuada en proteínas, ya que este nutriente es indispensable para el crecimiento y fortalecimiento de los músculos.

Cuidados y Contraindicaciones de las Ondas Rusas

Este proceso no debe aplicarse en los siguientes casos:

  • Es importante evitar la colocación en zonas cercanas al tórax porque puede incrementar el riesgo de fibrilación.
  • En caso de hemorragias activas.
  • Sobre músculos denervados o parcialmente denervados por alteración neurológica.
  • Roturas tisulares recientes.
  • Trastornos vasculares.
  • Marcapasos.
  • Fracturas recientes.
  • Pacientes con marcada susceptibilidad a la estimulación eléctrica.
  • Personas con cualquier alteración que no haga posible obtener una adecuada estimulación.
  • Gente con hipertensión o hipotensión arterial.
  • Sobre nervios que tienen una relación directa sobre las funciones orgánicas, como el frénico o esfinteriano.
  • Zonas con neoplasias, metástasis o infecciones tampoco deben recibir la influencia del estímulo eléctrico.
  • Mujeres embarazadas.
  • Pacientes epilépticos o con tromboflebitis.
  • Sobre el seno carotídeo.

Conclusión

Por su popularidad, la electroestimulación con ondas rusas es indispensable en tu gabinete o consultorio.

Estas complementan a la perfección cualquier dieta para bajar de peso, tratamiento contra la celulitis o flacidez. 

es un tratamiento sencillo, que no reviste grandes recomendaciones y no está contraindicado para ninguna edad o contextura física.

Si te gustó este artículo, tal vez te interese:

Cómo Eliminar la Celulitis con Tratamientos Estéticos

Aparatologías para Eliminar La Celulitis de Forma Rápida

5 Tratamientos con Aparatología para Eliminar la Flacidez

Ondas de Choque Contra Celulitis y Flacidez



Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *