Ondas de Choque Contra Celulits y Flacidez

Ondas de Choque Contra Celulits y Flacidez
5 (100%) 1 vote

La terapia de ondas de choque  es un tratamiento estético que se emplea para tratar diferentes afecciones tanto corporales como faciales. Son una excelente opción para tratar problemas estéticos comunes como la celulitis y la flácidez

¿Qué son las Ondas de Choque?

Se trata de ondas acústicas de pulso único capaces de alcanzar un pico de presión muy alto en un corto tiempo. Se propagan por los tejidos y ejercen un efecto mecánico con importante cantidad de beneficios en las estructuras tisulares:

  • Agilizan la actividad celular e incitan la generación de factores de crecimiento.
  • Fomentan la angiogénesis.
  • Benefician la permeabilidad de la membrana celular.
  • Estimulan el metabolismo de los adipocitos.
  • Mejoran el rendimiento del sistema linfático.

En estética se emplean tres tipos de ondas de choque

  • Focales planares.
  • De presión radiales.
  • Vibraciones de alta frecuencia.

Las focales planares son las ondas acústicas con mayor cantidad de energía y capaces de penetrar hasta las capas más profundas del tejido, donde alteran la permeabilidad de la membrana de los adipocitos y permiten el filtrado de los triglicéridos que contienen.

eBook

Las ondas de presión radiales son más superficiales y tienen menos energía, ellas alisan la textura de la musculatura y estimulan el drenaje de la linfa.

ondas de choque

Las ondas de alta frecuencia efectúan reflejos de estiramiento 35 veces por segundo, generando la contracción muscular.

El trabajo combinado de estos tres tipos de ondas de choque consigue la ruptura de los nódulos de grasa de la celulitis, activa la circulación y el metabolismo de las grasas, así como el drenaje de la zona tratada.

Las ondas de choque son usadas en tratamientos corporales para combatir los cúmulos de celulitis, debido a que la generación de factores de crecimiento aumenta la regeneración de la piel, los nuevos vasos sanguíneos mejoran notablemente la circulación oxigenando y eliminando toxinas, y la estimulación de la linfa hace que se puedan drenar los líquidos acumulados.

Por otro lado, el aumento de la permeabilidad de la membrana celular hace que se liberen los ácidos grasos contenidos en ella, reduciendo de este modo los característicos pozos de la celulitis.

Beneficios de la terapia con ondas de choque

Cuando se emplean las ondas de choque combinadas con otras terapias se puede conseguir:

  • Reducción de la celulitis, con resultados en la eliminación de un 94%.
  • Tonificación muscular.
  • Disminución de la adiposidad localizada.
  • Moldeamiento del contorno corporal.
  • Eliminación de la flacidez.
  • Minimización de cicatrices y estrías.

Contraindicaciones de las ondas de choque

Es importante destacar que a nivel corporal, las ondas de choque no son capaces ayudar en el descenso de peso.

No se puede aplicar terapia de ondas de choque en caso de:

  • Personas con marcapasos.
  • Embarazadas o en lactancia.
  • Pacientes que tengan un proceso infeccioso.
  • Personas con cáncer.
  • Quienes tengan problemas de coagulación o bajo tratamientos con anticoagulantes.
  • Patologías neurológicas.
  • Bajo terapia con corticoides.
  • Personas con inflamaciones agudas.

Beneficios del tratamiento de la celulitis con ondas de choque

La aplicación de ondas de choque ayuda a romper los septos fibrosos, y la vibración que generan hace que:

  • Se estimule el metabolismo de las células grasas.
  • Induce a la síntesis de colágeno y elastina.
  • Fomenta la formación de nuevos vasos sanguíneos.
  • Fortalece el tejido conjuntivo.
  • Mejora la circulación de la sangre.
  • Aumenta el drenaje de la linfa.
  • Regenera los tejidos.

Ondas de choque y tipos de celulitis

Las ondas de choque son especialmente indicadas para casos de celulitis fibrosa, aunque también pueden dar resultados satisfactorios en casos de celulitis edematosa, aunque esto es bastante subjetivo.

Por otro lado, es necesaria la combinación de tratamientos. Ya sabemos que la celulitis es difícil de erradicar, razón por la que se hace imperioso el armado de un protocolo de trabajo que conjugue diversas técnicas.

En el gabinete además de las ondas de choque, se deben emplear tratamientos con acción lipolítica que mejoren la circulación de la sangre y el drenaje de la linfa como es el caso, por ejemplo, de la presoterapia o de la radiofrecuencia.

El accionar de las ondas de choque en celulitis

La aplicación de ondas de choque ayuda a reducir los nódulos de grasa que se encuentran entre los septos fibrosos, responsables de la apariencia de capitoné o piel de naranja.

Paralelamente, al mejorar la circulación de la sangre y el drenaje linfático en la zona tratada, se incrementa la eliminación de las grasas, el edema  y las toxinas acumuladas por el mismo proceso inflamatorio.

Se requieren un mínimo de 10 sesiones (una por semana) para conseguir resultados, pero este número varía dependiendo el caso.

De todos modos, una vez que el problema de la celulitis fuer resuelto, es necesario que la paciente sigua con una rutina de mantenimiento cada 4 meses, además de una dieta equilibrada y ejercicio físico acorde.

Ondas de choque en tratamientos faciales

Las ondas de choque también ofrecen muchos beneficios en los tratamientos faciales, sobre todo los destinados a recuperar la belleza y lozanía de antaño.

La terapia de ondas de choque tiene la capacidad de estimular las fibras de colágeno y elastina otorgando mayor firmeza y elasticidad al tejido.

También generan la formación de nuevos vasos sanguíneos, consiguiendo que la zona reciba un aporte extra de sangre, oxígeno y nutrientes, a la vez que se liberan toxinas y edema.

Con este tratamiento se puede enlentecer el proceso de envejecimiento, atenuar las arrugas, reparar y reafirmar los tejidos, mejorar la elasticidad de la piel del rostro y definir el ovalo facial.

Desde la primera sesión la piel se ve con aspecto rejuvenecido (si no tiene un foto envejecimiento severo), y con el transcurso del tratamiento se van obteniendo los resultados deseados.

No es un tratamiento que genere intensas molestias, pero esto depende del umbral de dolor de cada paciente, por lo que conviene ir acomodando la intensidad según las necesidades.

ondas de choque

Las sesiones necesarias para el éxito del tratamiento de ondas de choque faciales son mínimo 5 de 20 minutos cada vez, pudiéndose repetir una o dos a la semana.

Beneficios de la terapia con ondas de choque en tratamientos faciales

  • No es una terapia invasiva.
  • Se puede aplicar en todos los tipos de pieles, sin importar si están bronceadas.
  • Se requieren de 5 sesiones por zona.
  • Las sesiones duran tan solo 20 minutos.
  • Los resultados pueden apreciarse desde la primera sesión.

La terapia de ondas de choque está en pleno auge, y no es de extrañar ya que ofrece muchos resultados visibles y comprobables de inmediato como al corto tiempo.

Además al ser un tratamiento no invasivo permite al paciente tener una incorporación inmediata a la vida cotidiana, algo fundamental para la mayoría de las personas.

Por último, es una terapia que se puede combinar con casi todas las terapias de estética (sobre todo Criolipólisis), permitiendo armar un protocolo de trabajo personalizado para cada paciente.

Conoce más sobre este tema en:

Radiofrecuencia para combatir la flacidez.

Tratamientos para combatir la adiposidad localizada.

Tratamientos efectivos para eliminar la celulitis.

Cómo combatir la grasa localizada con tratamientos estéticos.

Ultracavitación: Qué es, cómo se aplica y qué resultados ofrece.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *