Corriente Galvánica Facial: Qué Es, Aparatología y Resultados

5 (100%) 2 votes

El cuidado de la piel es uno de los pilares fundamentales en las estéticas, pues el uso de tecnología para mejorar el tejido es altamente demandado.

Esto se debe a que con esta técnica se obtienen múltiples beneficios, tales como una piel más limpia, mejor circulación y mayor tonicidad.

Uno de los mecanismos más utilizados es la corriente galvánica, la cual es utilizada desde el punto de vista terapéutico para optimizar el efecto de los productos aplicados en la piel. Aquí te mostramos un poco más sobre su funcionamiento.

eBook

¿Qué es la corriente galvánica aplicada a la cosmética?

La corriente galvánica, también conocida como corriente continua, se aplica mediante electrodos, conformados por un lado negativo y otro positivo. Esta no tiene cambios de polaridad y es superior a las fuerzas iónicas y moleculares.

Esta corriente es capaz de provocar cambios químicos a nivel de organismo, sobre todo en la piel. Por ello, es sumamente utilizada y eficaz en el plano cosmético.

Cómo funciona la corriente galvánica. Claves para tratamiento.

Beneficios de la corriente galvánica facial

Son múltiples los beneficios que ofrece la corriente galvánica durante su aplicación a nivel facial, entre ellos se encuentran:

Limpieza profunda de la piel del rostro

La corriente galvánica a nivel facial limpia la piel de manera profunda, liberándola así de impurezas, las cuales pueden causar que la piel pierda su brillo y lozanía.

Mejora la oxigenación y la circulación

Durante su aplicación en el rostro, la corriente galvánica permite el aumento de la eficacia de los productos que son utilizados durante la colocación de los tratamientos, nutriendo así la piel.

Disminuye la aparición de las arrugas y tensa la piel de la cara

La corriente galvánica es el mejor tratamiento antiarrugas  para la piel envejecida. Además, permite mantener un equilibrio químico en el organismo, evitando así el envejecimiento prematuro. El resultado será menos presencia de arrugas a nivel facial.

Controla las líneas de expresión

La corriente galvánica permite disminuir las líneas de expresión e incluso prevenir su aparición.

Suministra hidratación y luminosidad a la piel

La aplicación de la corriente galvánica facial estimula de forma directa la producción de colágeno, lo que logra la restitución de las células envejecidas y deshidratadas para dar paso a una piel sana e hidratada con aspecto juvenil.

Suavidad de la piel

Este tratamiento estimula la función secretora de las glándulas, aumentando así la oxigenación y el aprovechamiento de los nutrientes para mantener el equilibrio del PH, lo cual da como resultado una piel suave en poco tiempo.

Contribuye a mantener la firmeza de la piel

La corriente galvánica permite aumentar la permeabilidad de las membranas celulares, lo que dota de mayor cantidad de nutrientes a las células, a la par que elimina sustancias desechables, volviendo a la piel mucho más fuerte y resistente.

Todos los usos  de la corriente galvánica facial

La corriente galvanica  facial puede usarse de múltiples maneras. Generalmente, es utilizada para prevenir las inflamaciones y acelerar la absorción de los nutrientes aplicados en los cosméticos utilizados para cerrar los poros, a través de las siguientes técnicas:

1. Galvanización

En estos casos, se necesita de dos electrodos, uno activo o conductor, que se humedece en una solución salina o suero fisiológico y otro pasivo o negativo, que se aplica en zonas cercanas al rostro, como el hombro.

2. Desincrustación

Esta técnica es ideal para tratar tejidos grasos, pues se aplica para eliminar el exceso de sebo, lo cual se logra aplicando una loción de PH alcalino (PH  mayor de 7) en la zona donde se procederá a colocar la corriente, según la polaridad correspondiente.

Esto permitirá que la energía fluya y la loción penetre en la piel, ablandando y licuando el sebo propio de la grasa, producto de la hipersecreción de las glándulas sebáceas.

Además, en los casos de pieles secas, el tratamiento estimulará la circulación de la sangre.

3. Ionización

Durante esta etapa, se procede a aplicar una loción de PH ácido (PH menor de 7) y se selecciona la polaridad del equipo con el que se va trabajar. La emisión continua de energía permitirá la penetración en la piel de la crema y sus productos activos, obteniendo así el cierre de los poros luego del tratamiento facial.

corriente galvánica facial

El grado de penetración de los productos aplicados en la piel depende del tipo del tejido y el estado en el que se encuentre. Factores como el tamaño y la carga del ion también son importantes.

Esta fase es muy utilizada en tratamientos contra el envejecimiento cutáneo y el acné.

¿Cómo aplicar tratamientos de corriente galvánica?

La corriente galvánica se aplica a través de equipos que usan dos electrodos bajo la forma de rodillo o bolas, que generan un flujo continuo de electrones de un polo positivo a un polo negativo. Mediante proceso conocido como iontoforensis es mucho más fácil la penetración de activos en la piel para realizar la limpieza facial profunda.

Los equipos que realizan este tipo de tratamientos contienen un electrodo recto, que el paciente debe sujetar, pues funciona como una toma a tierra, que cierra el circuito y permite la aplicación de energía.

Este tipo de máquinas de corriente galvánica utilizados en la estética son seguros, ya que emiten corriente eléctrica de baja potencia (5W) y de baja intensidad (30 a 650 micro Amperios).

Además, cuentan con dos electrodos, uno posee polaridad positiva y el otro polaridad negativa. En el polo positivo se produce una vasoconstricción, que libera el oxígeno y se coagula la proteína. En el polo negativo ocurre todo lo contrario, pues se libera hidrógeno y es vasodilatador.

La piel debe lavarse y secarse bien antes de iniciar la aplicación de cualquier tratamiento, pues debe evitarse que cualquier suciedad o producto no adecuado penetre en la piel.

Los tratamientos aplicados con corriente galvánica  facial no son  invasivos, no generan dolor y son muy eficaces durante sus aplicaciones a nivel local.

Cabe destacar que el número de sesiones va de 2  a 3 veces semanales y tienen una duración de 10 a 15 minutos. Desde la primera visita se comienzan a ver los efectos que serán acumulativos.

Cuidados y contraindicaciones de la corriente galvánica facial

Antes de la aplicación de este procedimiento, se deben tener en cuenta ciertos cuidados:

Hay que realizar una limpieza facial profunda regularmente. Si se trata de cutis grasos, es recomendable hacerlo una vez a la semana, debido a la presencia de puntos negros. En los caso de pieles normales, este tipo de limpieza se debe realizar una vez al mes.

Asimismo, mantener una buena dieta contribuye a mejorar la piel y ayuda a ver los efectos del tratamiento en poco tiempo.

La corriente galvánica facial  se encuentra contraindicada en los siguientes casos:

corriente galvánica para la cara
  • Marcapasos
  • Enfermedades cardiacas
  • Embarazo
  • Presencia de tumores malignos
  • Heridas o enfermedades de la piel
  • Tromboflebitis
  • Pacientes que presenten alteración de la sensibilidad
  • Cuidados con la cercanía a las glándulas endocrinas

Antes y después de la corriente galvánica facial

Antes de la aplicación es de vital importancia saber si la piel a tratar no sufre de alguna alteración que pueda complicar la aplicación de la técnica.

antes y después de la corriente galvánica facial

Aunado a esto, se debe realizar asepsia  en las zonas donde va a aplicarse el procedimiento e higienizar el área con una exfoliación que, además, ayude con la absorción del producto aplicado.

Después de someterse al tratamiento con  corriente galvánica facial es importante no exponerse a los rayos solares sin utilizar protección solar mayor a 30.

Conclusión

La corriente galvánica facial  es un procedimiento terapéutico y efectivo para aplicar con mayor penetración productos y nutrientes en la piel.

Los esteticistas y cosmiatras deben estar capacitados para brindarle al paciente toda la información que requiera al respecto y los beneficios que se obtienen a través de su utilización.

Cada paciente debe ser valorado de forma individual para poder aplicar el tratamiento necesario según sus síntomas. Así, serán mayores los beneficios.

No dudes en aplicar esta técnica con tus pacientes, de seguro lo agradecerán.

Te puede interesar:

¿Cómo Cerrar los Poros Abiertos en el Gabinete de Estética?

¿Cómo Diseñar un Protocolo para Hidratar la Piel Seca?

10 Masajes Capilares que tus Clientes Amarán

Electroporación: Los Diferentes Usos de la Mesoterapia Virtual


eBook

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *