Tratamientos Indicados Para Piel Sensible o Reactiva

Tratamientos Indicados Para Piel Sensible o Reactiva
5 (100%) 5 votes

La piel sensible o reactiva tiene la barrera protectora muy comprometida, por lo que resulta vulnerable a variedad de agresiones externas, desarrollando una respuesta excesiva que puede ir desde enrojecimiento hasta ardor o erupciones e incluso con el tiempo una debilidad capilar permanente.

La reacción desenfrenada de este tipo de pieles se debe a la excitación de las terminales nerviosas de la epidermis. Es importante no confundirlas con las pieles alérgicas, ya que en este caso la reacción se origina por una respuesta exagerada del sistema inmunitario al entrar en contacto con una sustancia que identifica como peligrosa.

Otro detalle fundamental es que no todas las pieles reactivas son iguales, una piel reactiva puede ser seca y escamosa como grasa o normal.

eBook

La sensibilidad de la dermis puede ocasionarse por una fragilidad vascular, reacción a determinados compuestos de los cosméticos, estrés, cambios hormonales, fatiga, falta de sueño, infecciones atópicas, temperaturas extremas, aguas salitrosas, contaminación, etc.

Características generales de la piel sensible (no son determinantes)

  • Pieles finas, delicadas y blancas.
  • Apariencia de fragilidad.
  • Piel con déficit de grasa y humectación, o grasa y con rosácea.
  • Enrojecimiento frecuente.
  • Puede presentar una textura no uniforme con descamación, queratosis y erupciones.
  • Es propensa a manchas, eritema, prurito.
  • Puede tener una aparición prematura de arrugas (piel seca).

El tratamiento terapéutico de este tipo de pieles no es para nada sencillo, y resulta fundamental poder identificar cuáles son los factores fortuitos que desencadenan las reacciones para poder evitarlos. La clave es prevenir la irritación y tratar la reactividad cutánea, fortaleciendo y estimulando la función aislante que cumple el estrato córneo.

piel sensible

La higiene de la piel sensible debe realizarse con productos apropiados que eviten la resequedad, no posean agentes agresivos y tengan activos calmantes que suavicen y refresquen. Nunca se deben utilizar cosméticos con alcohol, perfume, colorantes o jabones alcalinos.

En el caso de los peelings, hay pieles reactivas que directamente no resisten ninguno, pero las que sí lo hacen pueden tratarse con ácidos enzimáticos ya que son mucho más suaves. Posteriormente es necesario aplicar mascarillas con extracto de camomila, coco o extracto de árnica para reducir el enrojecimiento.

Es imprescindible emplear cosméticos hipoalergénicos, con activos descongestivos y calmantes para prevenir cualquier inconveniente.

Recomendaciones en el tratamiento de la piel reactiva

  • El gabinete debe tener una temperatura agradable y estable.
  • Nunca exponer una piel reactiva a sustancias irritantes como alcohol, lanolina, fragancias artificiales o tensioactivos irritantes ya que tienden a deshidratar el estrato corneo y desorganizan su estructura.
  • Emplear productos que posean activos presentes naturalmente en el estrato córneo como: fosfolípidos, colesterol, ácidos grasos, liposomas y ceramidas, con el fin de aportar nutrición, hidratación y reparación a la piel.
  • El tratamiento debe incluir principios activos que actúen como aislantes del estrato corneo: siliconas y polímeros fluorados.
  • Los productos empleados en el tratamiento tienen que avalar la pureza de sus ingredientes.
  • El protocolo de trabajo debe ser simple, como pocos productos para minimizar el riesgo de reacciones ya que algunos compuestos pueden reaccionar entre si y generar la respuesta inflamatoria del tejido.
  • Mantener condiciones higiénicas rigurosas.
  • Nunca realizar limpiezas agresivas o exfoliaciones profundas.
  • Siempre con tónicos, mascarillas, ampollas o sueros que ayuden a disminuir las reacciones.
  • Ofrecer al paciente una crema protectora adecuada para el uso diario, y durante los meses fríos que sea más densa y grasa para reforzar el manto protector de la piel. también indicar el uso de cremas calmantes, hipoalargénicas y no comedogénicas.

piel sensible

Cosméticos indicados para piel sensible

Existen muchos activos que resultan de gran utilidad para el tratamiento y cuidado de las pieles sensibles, los que se clasifican dependiendo de sus propiedades:

Calmantes:

Son los que tienen propiedades descongestivas, antiinflamatorias y suavizantes debido a su capacidad en la inhibición de la liberación de histamina y de la formación de lipoperóxidos (precursores del ácido araquidónico y de la liberación de prostaglandinas y leucotrienos).

También son capaces de inhibir la liberación de fosfolipasa A2 de la cascada del ácido araquidónico, y de la enzima HSD, que inactiva la hidrocortisona.

Dentro de este grupo encontramos:

  • Extracto de regaliz, consuelda, manzanilla, caléndula y vid que aportan ácido glicirrícico, sales dipotásica y monoamónica, azuleno y bisabolol entre otros.
  • También se encuentra el pantenol y las aguas termales que poseen propiedades calmantes. Las aguas son una buena fuente de calcio y magnesio, cloruros, sulfatos y oligoelementos.

Vasoprotectores:

Son los activos que aportan propiedades antiedematosas y estimulantes de la circulación, por ende son capaces de minimizar la permeabilidad capilar y generar una vasoconstricción venosa por astringencia. También inhiben las enzimas  elastasa, colagenasa, hialuronidasa.

En este grupo de sustancias se encuentra:

  • El ruscus, castaño de Indias, centella asiática, Hedera helix, Vitis vinífera, Picarla ranunculoide, Hamamelis virginiana y Mimosa tenuiflora.

piel sensible

Antioxidantes y antirradicales libres:

Se emplean para impedir el inicio y la propagación de las reacciones oxidativas que dan lugar a los radicales libres. Esto se consigue mediante la inhibición de la formación del anión superóxido, responsable de la peroxidación lipídica y de los daños al ADN, y gracias a la inhibición de aniones hidroxilo, oxígeno singlete, entre otros.

Dentro de los antioxidantes encontramos:

  • Tocoferol, palmitato de retinol y ácido ascórbico o derivados; extractos de caléndula, vid y mimosa que son ricos en flavonoides y compuestos fenólicos; ácido cafeico, ácido ferúlico y ubiquinona Q10, etc.

Activos hidratantes:

Estos son indispensables para combatir la resequedad y aspereza que suelen presentar las pieles reactivas. Permiten la formación de películas oclusivas y captan la humedad evitando que se evapore con facilidad.

En este grupo encontramos:

  • Activos provenientes de extractos vegetales con gran cantidad de mucílagos como malva y pepino, hidrolizados de proteína de avena, maíz, soja, trigo, leche, etc.
  • Paralelamente los humectantes como glicerina, sorbitol, urea y el pirrolidín-carboxilato sódico, entre otros.

Sustancias nutritivas:

Son necesarias para aportar los lípidos faltantes en las pieles reactivas, de este modo se refuerza la función de barrera de la piel mejorando notablemente la aspereza, sequedad y descamación.

Los cosméticos que pertenecen a este grupo contienen:

  • Componentes naturales del estrato córneo como las ceramidas, escualeno, triglicéridos, fosfolípidos o colesterol. Estos dos últimos al ser los principales constituyentes de la pared de los liposomas, se indican para pieles reactivas.
  • También poseen fracciones insaponibles de aceites, por su alto contenido en fosfolípidos; ácidos grasos esenciales como el linoleico y linolénico o araquidónico y glinolénico. Los aceites vegetales de borraja, caléndula, girasol y grosella negra, entre otros, aportan dichos nutrientes.

piel sensible

Sustancias inmunomoduladoras:

Tienen la capacidad de modular, estimular reforzar el sistema inmunitario de la piel al disminuir la producción y liberación de interleucinas de los queratinocitos y bloquear los receptores de células inmunitarias (macrófagos, neutrófilos polinucleares, linfocitos, etc.).

También reducen la inmunosupresión causada por la luz UV y activan las células de Langerhans.

Dentro de los cosméticos con potencial inmunomodulares encontramos:

  • Algas como el Asparagopsis armara, el β-1,3-glucanos de la avena, trigo, cebada y levaduras, o el polisacárido lentinano β-1,6 – β-1,3 glucano de la seta japonesa Shii-Take.
  • También los monosacáridos y polisacáridos de extractos de Fucus vesiculosus o Aloe vera.

Protocolo de tratamiento de piel reactiva en gabinete

  • Higiene de la piel con productos suaves y descongestivos.
  • Tonificación con loción refrescante.
  • Aplicación de producto indicado mediante electroformación. El mismo debe ser específico para electroporador y poseer algunos de los activos detallados anteriormente.
  • Aplicación de mascara apropiada para el caso.
  • Limpieza de la máscara con un suave algodón humedecido en agua a temperatura ambiente.
  • Aplicación de pantalla solar mínimo de FPS 40.

En caso de ser necesario se puede implementar el uso de luz pulsada o el láser Vbeam Perfecta, de Syneron Candela. Con ambas tecnologías se pueden eliminar las rojeces y capilares visibles sin generar consecuencias en pieles sensibles o reactivas.

Uso domiciliario:

  • Emulsión de limpieza diaria.
  • Loción refrescante.
  • Crema de uso diario con algunos de los activos detallados anteriormente.
  • Protección solar constante de FPS 40.

Conclusión:

El abordaje de la piel sensible en el gabinete de estética tiene que cumplir con dos pilares: evitar la irritación y tratar la reactividad mediante el refuerzo y la estimulación de la función de barrera del estrato córneo.

Por otra parte es de suma importancia inculcarle hábitos de higiene y cuidado del cutis a la paciente, indicándole y ofreciéndole la línea de productos de uso domiciliario adecuada para su piel reactiva. De poco sirve todo el trabajo en gabinete si ella misma no procura evitar reacciones indeseables en su piel.

Conoce más sobre este tema en:

Tratamiento de la rosácea en el gabinete de estética.

Las diferentes mascarillas cosméticas que puedes usar en tu gabinete.

Lifting no invasivo: Aparatología Disponible.

10 libros de Cosmiatría y Cosmetología que te serán de utilidad.

Los 6 tratamientos faciales para quitar las arrugas.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *