Lunares: Tipos, Tratamientos, Riesgos y Más

    

La presencia de lunares en el cuerpo, dependiendo donde estén y la forma, tamaño o color, pueden generar atracción, sensualidad o preocupación. 

Para algunas personas pueden ser motivo de alarma, convirtiéndose en uno de los principales motivos de consulta del servicio de Dermatología.

Se presentan en cualquier parte del cuerpo y su número es variable; mientras mayor sea la cantidad de lunares presentes en el cuerpo, el riesgo a que se conviertan en malignos será más grande. Sin embargo, en algunos casos, no pasan de ser solamente un problema estético

Es importante conocer todo acerca de los lunares, a quién acudir en caso de ser necesario y los riesgos que corren las personas que padecen de lunares al complicarse con un melanoma. Sigue leyendo y conocerás mucho más de este tema.

Caracterización General de los Lunares: Qué y Cómo Son

Los lunares se conocen como nevus o nevos. Son crecimientos de la piel a partir de células productoras de pigmento de la piel denominadas Melanocitos.

Crecen en grupo y es frecuente ver la presencia de entre 10 y 40 lunares en las personas. Aparecen entre la niñez y la etapa de la adolescencia. 

¿Cómo identificar si un lunar es canceroso? - 19 de febrero de 2013

El aspecto de los lunares puede variar de acuerdo a:

Color

El color puede ser del color de la piel, marrón, amarillo, gris azulado o negro. Unos más que otros pueden presentar al principio una coloración roja y luego se oscurecen. 

Textura

Suelen ser lisos o rugosos, semejante a una verruga. En algunos pueden crecer pelos.

Tamaño

El tamaño puede variar desde muy pequeños hasta medir 2,5 cm. de diámetro. Con frecuencia miden 1 cm. y pueden medir menos de 6mm.

Formato

Los lunares pueden ser planos o abultados; los más comunes son redondos u ovalados.

Áreas del Cuerpo Donde Pueden Presentarse

Los lunares pueden alojarse en cualquier parte del cuerpo: desde el cuero cabelludo, axilas, parte baja de las uñas, hasta los dedos de las manos o pies.

¿Por qué Salen Lunares en la Cara?

lunares en la cara
Atribución: Imagen de Anne Kroiß en Pixabay 

Los lunares en la cara pueden salir producto de una exposición frecuente al sol o dependiendo de la etapa de la vida en que se encuentren las personas. 

Los cambios hormonales pueden traer como consecuencia la aparición de lunares o manchas. Estas etapas son las siguientes:

  • La pubertad o adolescencia
  • Embarazo
  • Menopausia
  • En los hombres durante la andropausia.

Lunares en la Cabeza

La aparición repentina de lunares o manchas en la cabeza es sinónimo que se debe estar alerta sobre una posible lesión cancerígena en esta zona. 

La cabeza es la zona del cuerpo donde se padece con más frecuencia de quemaduras solares, por lo que está predispuesta a la aparición de manchas, laceraciones y lunares.

Para ello, se deben  tomar algunas medidas, en especial visitar al médico especialista para evitar que se convierta en una lesión grave.

¿Por qué Salen Lunares Nuevos en el Cuerpo?

Los lunares nuevos salen por diferentes causas, entre las que se encuentran:

La exposición frecuente al sol y a camas solares: origina una reacción de la melanina a la luz solar, ocasionando además del bronceado la aparición de pecas, manchas del sol y lunares.

Edad: la acumulación de melanina con el paso de los años puede disolverse y, de esta manera, la coloración de los lunares puede aclarar e incluso desaparecer.

Adolescencia: durante esta etapa de la vida, hay una gran influencia hormonal que permite la concentración de células mélicas, además del surgimiento de lunares.

Embarazo: los cambios hormonales a los que son sometidas las mujeres durante esta etapa pueden permitir la aparición de lunares o manchas en la piel.

Andropausia y Menopausia: tanto en los hombres como las mujeres, al final de su etapa reproductiva, pueden aparecer lunares o los que ya se tienen pueden cambiar su apariencia.

Depresión del sistema inmune: en las personas que presentan alteración del sistema inmune o ante la presencia de enfermedades autoinmunes, pueden aparecer lunares.

Aplicación de Quimioterapia o Radioterapia: ambos tratamientos son utilizados para combatir el cáncer y tienden a precipitar la aparición de lunares en diferentes partes del cuerpo.

Tipos de Lunares que Existen

Es importante conocer los tipos de lunares con el fin de detectar los cambios que sufren y de esta manera, descubrir a tiempo si hay riesgo de que se convierta en un melanoma.

Lunares comunes adquiridos: pueden verse en cualquier parte del cuerpo; en personas de tez clara y en bebés de 6 y 12 meses de edad. Por lo general salen en aquellas personas que se exponen con frecuencia al sol.

¿Qué tipos de lunares existen en la piel dependiendo de la edad?

Estos lunares pueden cambiar de forma y llegar a ser cancerosos, por lo que ante su presencia, es importante prestarles atención.

Lunares atípicos: se diferencian de los demás por ser más grandes de lo habitual. Tienen 1 cm. de diámetro o más, su color cambia desde tonos claros color piel hasta marrón oscuro. 

Se ubican en la espalda, las nalgas, pecho o cuero cabelludo. Dependiendo de su ubicación, el riesgo a que sean cancerosos puede aumentar.

Lunares Congénitos: el aspecto de estos lunares es redondo u ovalado. Se pueden ver en los niños recién nacidos y suelen ser pequeños o grandes. Los últimos tienden a alcanzar 20 cm. de diámetro, mientras que los pequeños son menores a los 1,5 cm.

Lunares de Spitz: este tipo de lunares aparecen con frecuencia en los niños y adolescentes de entre  3 y 13 años. 

Se caracterizan por ser, benignos, lisos, medir de 6 a 9 mm. de diámetro y algunos pueden cambiar su color tornándose rojizos. En este caso se recomienda su eliminación.

Lunares con Aureola: estos lunares se forman posterior a una lesión y se caracterizan por presentar una aureola blanca alrededor de la lesión. Aparecen durante la adolescencia o a cualquier edad y podrían desaparecer con el tiempo sin causar daño alguno.

Acerca de los Lunares Malignos 

Los lunares malignos poseen características particulares que los identifican. Deben ser tratados por médicos especialista. A continuación, conocerás un poco más sobre ellos.

Guía ABCDE para Determinar el tipo de Lunar

Guía ABCDE para conocer detectar lunares
Atribución: Foto de Rawpixel.com en Freepik bajo licencia CCO 1.0

Los cambios que se producen en los lunares pueden ser un signo de alarma para reconocer la presencia de un melanoma. La siguiente guía te ayudará a determinar o reconocer la presencia de un melanoma.

A: esta letra indica asimetría; por medio de ella se verifica que sus partes se asemejan.

B: con esta letra se estudian los bordes. Si son irregulares borrosos o dentados.

C: esta letra está relacionada con el color y se verifica que en su superficie mantenga la misma coloración.

D: habla del diámetro, debe tener al menos 6 mm. de ancho.

E: esto tiene que ver con la  evolución; si el lunar cambia su apariencia color, textura, tamaño o si aparecen otros síntomas que puedan cambiar el aspecto del mismo.

Diferencias entre lunares y melanomas

Lunares Cancerosos: Síntomas Principales

Los principales síntomas que presentan los cancerosos son:

  • Asimetría: la forma de este lunar no está definida.
  • Bordes irregulares: el contorno de este lunar es borroso e irregular.
  • Color desparejo: los lunares cancerígenos presentan varios colores como café, negro o pueden presentar zonas blancas o rojizas.
  • Diámetro: los lunares que llegan a medir por encima de los 6 mm. tienen altas probabilidades de ser malignos.
  • Evolución: este tipo de lunar aparece de forma brusca y su crecimiento es rápido.

¿Cuándo es conveniente Consultar al Médico?

La consulta médica es importante realizarla cuando el aspecto del lunar es atípico, es decir, crece rápidamente, cambia de coloración, su forma y la textura no es la habitual.

También, los  lunares pueden inflamarse, picar, doler, sangrar o puede aparecer una úlcera. En estos casos, lo recomendado es acudir a consulta con el médico especialista.

Lunares que pican deben ser revisados por especialistas
Atribución: Foto de Freepik en Freepik bajo licencia CCO 1.0

Factores Agravantes y/o Complicaciones

Algunas personas presentan un riesgo elevado que sus lunares se vuelvan cancerígenos. Entre estas complicaciones se encuentran los melanomas, que es la principal, pero también, se encuentran estos otros factores agravantes:

Tener lunares grandes desde el nacimiento: este tipo de lunares se les conoce como nevus congénitos. En un niño se le llaman lunares grandes cuando miden más de 5 cm. de diámetro.

Presencia de muchos lunares: cuando el número de lunares supera los 50, aumenta el riesgo de padecer Melanoma. Las personas mayores de 50 años con más de 20 lunares en los brazos tienen un riesgo aumentado de padecer de melanoma.

Lunares poco comunes en el cuerpo: la forma irregular de los mismos y lo grande que pueden llegar a ser, tienen un riesgo elevado de convertirse en displásicos o atípicos.

Antecedentes personales o familiares de melanoma. Este factor aumenta el riesgo de que un lunar se transforme en esta enfermedad.

Lunares que Crecen o Nuevos: Acciones Que Puedes Tomar para Evitarlos

Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de evitar que los lunares presentes en el cuerpo muten o que aparezcan nuevos es la protección a los rayos ultravioleta a través del uso de protector solar acorde al tipo de piel.

Otra recomendación es utilizar prendas de vestir adecuadas para el día y la noche, para proteger la piel de los efectos del sol. Además, se debe evitar la exposición a camas solares.

Es importante mantener vigilancia sobre los lunares que están creciendo y consultar al médico cuando sea necesario.

Diagnóstico de Lunares Cancerígenos

El diagnóstico de los lunares cancerígenos se realiza mediante una exploración física del médico especialista en Dermatología. 

Para el examen físico utilizan un procedimiento denominado dermatoscopia, a través del que se pueden ver las estructuras que conforman el lunar y que no pueden ser visualizadas a simple vista. De esta manera, se puede ratificar la presencia de un melanoma.

Otro procedimiento utilizado es la Biopsia de la lesión, que se realiza tomando muestra del lunar, especialmente cuando son atípicos. La muestra en cuestión se revisa con el microscopio para verificar el tipo de células que se encuentran presentes.

Tratamientos y Métodos Existentes para Eliminar o Quitar Lunares

Los tratamientos y métodos utilizados por la medicina para eliminar los lunares van desde procedimientos quirúrgicos, como la cirugía, hasta la aplicación de láser, un método no invasivo con excelentes resultados.

El médico especialista será el encargado de elegir de acuerdo al tipo de lunar que presente el paciente, el procedimiento más beneficioso para su lesión. 

A continuación, conocerás un poco más de cada uno de ellos y los beneficios que aporta a la eliminación de los lunares.

Cirugía

Este procedimiento es uno de los más utilizados, requiere de anestesia local y se realiza de forma ambulatoria. El médico se encargará de:

Cortar el lunar: en este caso ameritará puntos de sutura que dejan cicatriz, por ello no se utiliza en la cara.

Cauterizado con un bisturí eléctrico: Esta técnica es utilizada en los lunares que sobresalen y los tejidos se queman, por ello no debe ser utilizada cuando se requiera tomas de tejido para realizar biopsia.

Posterior a la realización de los procedimientos, el médico indicará antibióticos y algunos cuidados específicos.

Cirugía con Nitrógeno Líquido

La diferencia de esta técnica con la cirugía tradicional es que se utiliza el nitrógeno para anestesiar. Con este procedimiento no se elimina completamente el lunar, se rebaja un poco con el bisturí y de esta manera se deja a nivel de la piel.

La principal indicación de este procedimiento es en aquellos casos donde amerita realizar biopsia del lunar que sobresale, al mismo tiempo se logra rebajar un poco sin eliminarlo. 

Este procedimiento es mucho más rápido que la cirugía tradicional. A pesar de que no se elimina por completo, no deja cicatriz.

Tratamiento Estético para Eliminar Lunares con Láser

Pueden ser borrados o disminuidos de tamaño con láser.

Es un procedimiento mínimamente invasivo, para su aplicación no se requiere de anestesia, no causa dolor y tampoco deja cicatrices. Es efectivo, rápido y seguro. Se utiliza principalmente en los lunares que no son considerados graves ya que, luego de eliminado, no se puede estudiar.

Al mismo tiempo, no se debe usar en los lunares que sobresalen, ya que los candidatos ideales para este tipo de tratamiento son aquellos que son planos.

 El médico especialista será el que indique la técnica a utilizar para tratar el lunar.

Cuidados Estéticos

Los lunares pueden ser fácilmente disimulados y tratados a partir de ciertos cuidados. Desde el punto de vista estético, puedes cubrirlo con maquillaje para que quede disimulado.

Cuando el lunar posee pelos, los vellos se pueden cortar a ras de la piel o extraerlos con una pinza de cejas. Otra opción es consultar con el especialista en Dermatología para que los elimine.

Es importante tener en cuenta que cualquier irritación o lesión del lunar debe mantenerse limpia y si no se cura, se debe acudir al médico.

Conclusión

Los lunares son lesiones cutáneas frecuentes que aparecen en diferentes partes del cuerpo. Su ubicación, forma, color y textura puede orientar si se trata de una lesión benigna o maligna, al mismo tiempo que orienta al médico especialista en cuanto a la técnica a utilizar en su tratamiento.

Es importante acudir a consulta médica cuando un lunar cambie su aspecto, coloración, si sangra o pica. Todos estos síntomas deben ser tomados en cuenta al momento de acudir al especialista. De esto dependerá el tratamiento a seguir para eliminar o estudiar los lunares.

Si te gustó este artículo, también te puede interesar:

Parches Anti Acné: ¿Qué son y Qué los Hace Ser tan Efectivos?

Corriente Galvánica Facial: Qué Es, Aparatología y Resultados

Estética Oncológica: Tratamientos para Pacientes con Cáncer

¿Cómo Eliminar Cicatrices de Acné Profundas?

5 Tratamientos para Combatir las Manchas Solares en la Piel



Sobre Ivonne Nieves

Médico Cirujano, egresada de la Universidad del Zulia, Venezuela. Especialista en terapias complementarias, Medicina Ocupacional y Gerencia de Salud.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *